5 mitos sobre el dropshipping que no debes creer

El dropshipping es una modalidad que cada vez tiene más peso en el mundo del comercio electrónico. Muchos dueños de tiendas online lo prefieren porque les facilita la operatividad de sus negocios en muchos sentidos.

Sin embargo, existen algunas mentiras o mitos que rondan la efectividad de este servicio y hoy las aclararemos para que no te queden dudas, sigue esta guía paso a paso sobre el negocio del drophipping que ofrece de forma gratuita.

Mentiras del dropshipping que debes ignorar

  1. No está disponible para países de habla hispana.

Dicen que los drop shippers no despachan a países de habla hispana, pero es falso. Existen muchos proveedores que cuentan con plataformas (incluso en español) y realizan envíos a cualquier parte del mundo. El mito surge porque la mayoría de los proveedores están ubicados en países de habla inglesa u otras lenguas.

  1. Es una estrategia fraudulenta.

Es cierto que este servicio se presta para estafas, pero no quiere decir que todos los proveedores cometan fraude con sus clientes. Es necesario revisar la reputación de una empresa y conocer su legalidad en el mercado antes de contratarla.

  1. Establecen precios elevados para que no seas competitivo.

Es cierto que sus precios pueden ser más elevados que en otros lugares, pero no es para que no seas competitivo, sino para que te adhieras a una realidad financiera. Además, la ventaja que ofrecen los drop shippers es que no necesitas comprarles todo al mismo tiempo, sino cosas específicas que pidan tus clientes, por lo que al final inviertes menos.

  1. No es conveniente para los negocios rentables.

Es en parte cierto, pero no del todo. Un emprendedor novato no debe invertir de más cuando está empezando, por lo que cubrir solo con la demanda de los productos que les piden es una buena opción. Si es una tienda de renombre y que factura muchos pedidos a diario, es más conveniente (económicamente hablando) surtirse de inventario previamente.

  1. Es arriesgado.

Sí, lo es, ¿pero qué negocio no lo es? Si se trabaja con cautela y proyección, no debería presentar mayor riesgo. De hecho, utilizar un servicio de mayoristas es mucho menos arriesgado que abasteciéndose de un stock que no se venda tan fácilmente más adelante.

Leave a Reply